Bogotá, 21 de noviembre 2016

Respetados Señores:

Juan Manuel Santos
Presidente de la Republica

Humberto de la Calle
Jefe Negociador de Gobierno

Juan Fernando Cristo
Ministro del Interior

En nombre de la comunidad Cristiana de Colombia agradecemos este espacio de diálogo con usted y con la delegación del Gobierno para la construcción del Acuerdo de Paz.

Es importante precisar que los pastores firmantes, representamos a la cristiandad que después de analizar detenidamente el texto, se identificó con el NO el pasado 2 de octubre. Por tal motivo, y con el ánimo de lograr la Paz, participamos de las jornadas de trabajo dentro del bloque del NO con los delegados del Gobierno, e incluso con algunos miembros de las FARC en la Habana.

De igual manera, los aportes realizados a la modificación del acuerdo, recibieron insumos de diferentes sectores y profesionales como lo son los educadores, sociólogos, asociaciones de padres de familia, grupos de mujeres, jóvenes y líderes sociales, entre otros, con la intención de facilitar un nuevo texto libre de errores.

Es así como solicitamos al Gobierno Nacional reconsiderar e integrar al nuevo acuerdo:

  1. Incluir ENFOQUE DE DERECHOS DE MUJER, estableciendo el restablecimiento de los derechos de la mujer y su igualdad frente a los derechos de los demás. Esto en todos y cada uno de los aspectos que se incorporen en la totalidad del texto.
  2. Reconocimiento de la existencia de víctimas del conflicto con ocasión del ejercicio de la libertad de culto, de conciencia y expresión.
  3. Reconocimiento a las organizaciones del sector religioso como actores sociales que pueden aportar activamente en un escenario de posconflicto y en la construcción de la Paz.
  4. Incorporar el enfoque de Familia, transversal a todo el acuerdo, que contenga los compromisos oportunos para implementar acciones destinadas a la reparación de la familia y sus integrantes, en términos de garantías de no repetición y de reunificación.
  5. Autonomía educativa de los padres de familia. El nuevo acuerdo entre el Gobierno y las Farc en ningún caso modificará el Art 68 de la constitución política y la ley general de educación 115 de 1994.

Igualmente, solicitamos al gobierno la revisión de la elegibilidad y participación política, y manifestamos nuestro total rechazo frente a que el acuerdo fuera parte del bloque de constitucionalidad.

Algunos temas fueron considerados de manera parcial, y otros no lo fueron, razón por la cual se esperaba poder hacer reflexiones y socialización tal como se había comprometido el Gobierno Nacional.

En cuanto a la propuesta al tema de víctimas y de implementación; se propuso incluir ENFOQUE DE DERECHOS DE LA MUJER, para reconocer a la mujer víctima del conflicto y así poder otorgarle la protección de sus derechos y las garantías de reparación, restitución y no repetición.

Sin embargo esta propuesta no fue tenida en cuenta y se aplicó a los derechos de la mujer el concepto enfoque de género, de manera transversal y confusa en el nuevo texto. Pg 193 Párrafo 1 (El enfoque de género deberá ser entendido y aplicado de manera transversal en la implementación de la totalidad del Acuerdo.)

El enfoque de género es un término que no nace del acuerdo de paz, proviene de la ONU, y de la necesidad del gobierno de incluirlo en la negociación. Esto se vió reflejado en la participación de la Subcomisión de Género que asesoró al acuerdo, el cual no cobija únicamente los derechos de la mujer víctima, sino que es una propuesta de construcción de sociedad que afecta la definición del núcleo de la familia, temas que no debieron ser objeto de la negociación, y debieron analizarse en un contexto diferente a este.

De hecho en una de las jornadas con los delegados del gobierno después de una amplia exposición y demostración por parte nuestra, de la existencia en el acuerdo de la ideología de género, el jefe negociador del gobierno, aceptó que este tema polarizante no debió ser parte del acuerdo de paz, sino que debió tener otros espacios en la sociedad para reflexionarlo. El enfoque de género es un asunto que no debió ser materia de negociación en el acuerdo de paz.

Es por esto que una vez más manifestamos nuestro total desacuerdo con el uso del término enfoque de género y de manera firme y constructiva solicitamos sea tenida en cuenta nuestra propuesta de ENFOQUE EN DERECHOS DE LA MUJER que implica condiciones específicas y afirmativas, así como el ENFOQUE DE FAMILIA, orientado a la protección de todos los miembros de una familia, respetando el artículo 13 de la Constitución Política de Colombia.

Finalmente, preocupa de gran manera, que este nuevo texto, que no fue modificado trascendentalmente, que conserva en su estructura los elementos más nocivos para lograr justicia y equidad, y que es presentado nuevamente como definitivo a los Colombianos, este buscando ser refrendado por el Gobierno Nacional mediante un mecanismo diferente al consagrado en la Constitución, desatendiendo lo dicho por la corte Constitucional en su sentencia C-379 de 2016: “dadas las implicaciones de la refrendación popular, sus efectos deben reflejar cabalmente las preferencias mayoritarias de quienes participan en el plebiscito. Por ende, debe conferirse un efecto jurídico definido tanto a la decisión aprobatoria como aquella que niegue la validación de la decisión política del Presidente sometida a plebiscito especial. Sostener lo contrario significaría una inaceptable instrumentalización de la decisión popular como mecanismo de simple validación de las políticas gubernamentales.

Estamos comprometidos en construir una Paz estable y duradera en nuestra Nación; y por lo tanto seguiremos atentos a una respuesta positiva.

Cordialmente,

Pastores Voceros pacto Cristiano por La Paz.

Claudia Rodríguez.
Eduardo Cañas.
Hector Pardo
Jhon Milton Rodríguez

Descargar en PDF